¿Qué harías con un millón de dólares?

Pagar deudas, viajar por el mundo, pagar la educación de los hijos, comprar una casa, un automóvil (mientras más lujoso, mejor)… Estas son sólo algunas de las respuestas más comunes.
¿Notas el punto en común en todas ellas?
Todas tienen una naturaleza efímera, que generan satisfacción por un tiempo para luego convertirse en simplemente parte de la vida.
El otro punto en común, quizá más importante, está en que todas hacen que ese millón se agote.
¿Porqué será que sin pocos los que contestan “convertirlo en dos, tres, diez millones de dólares? La respuesta está en la costumbre que todos tenemos de buscar la satisfacción inmediata, en vez de la duradera.
Y, mucho ojo, aunque no tengas un millón (todavía) este es un principio que te puede ayudar a construirlo. O, al menos, en pensar más a largo plazo.

Publicado el 09/03/2013 en Finanzas Personales, Lecciones de Vida y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. ¡Cuánta razón tienes! No hace falta que tengas un millón para que pienses en (lo que tengas) convertirlo en 3 millones.. Aconsejo a tus lectores que soliciten tu asesoría para estos fines, como hice yo felizmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: