Archivos Mensuales: julio 2012

Popularidad y Etiquetas

English: A label made with Dymo brand embossin...

Etiquetas, Etiquetas (Photo credit: Wikipedia)

Las revistas más populares (no sólo en México) son las de chismes y variedades. La gente compra los libros que les dicen son los “más vendidos” (perpetuando ese ciclo) y los discos del “Top 100”.  Dada nuestra naturaleza social, nos gusta saber qué es lo “aprobado” por el grupo (o grupos) al que pertenecemos.

Esto, por supuesto, da una cierta seguridad: sabemos que si se usa X o Y marca de ropa o si se conduce A o B marca de automóvil (por ejemplo), el grupo seguirá funcionando en “armonía” y el individuo se sentirá en “su espacio”.

Lo mismo sucede con los medios de comunicación (y prácticamente con cualquier otro objeto, costumbre e incluso ideología). Si alguien lee, por ejemplo, el periódico “La Jornada” en México, esa persona recibe -casi de manera automática- una serie de etiquetas; etiquetas que, por cierto, dependen del individuo que las otorga.

Así, vivimos etiquetando y siendo etiquetados. Clasificando. Dando “orden” al aparente caos.  Juzgando y siendo juzgados.

Estos juicios alteran la realidad.

Bien dice el dicho: “mata un perro y te dirán mataperros”. Un instante puede cambiar la percepción sobre una persona o -en términos mercadológicos- una marca.

El reto, creo, no es buscar mejores etiquetas, o dar siempre juicios positivos. El reto es aprender a vivir sin juzgar, sin etiquetar. Las cosas no son buenas o malas, simplemente son. La gente no es buena o mala, simplemente es. El clima no es bueno o malo, simplemente es.

 

Anuncios

3 Mitos del Capitalismo Que se Niegan a Morir

Capitalism Is The Crisis

(Photo credit: EnvironmentBlog)

El Capitalismo. Es como aquella tía segunda que ni siquiera conoces, pero que toda la vida has oído que es mala. Muchos la odian, pero pocos la conocen. Curiosamente, aquellos que en verdad conviven con ella no imaginan su vida sin ella.  Lee el resto de esta entrada

El Absurdo del “Sin Sacrificio”

Lo confieso. En los últimos meses he subido de peso. Pasé de usar talla 34 de pantalón (que usé por años), a 36 y las últimas semanas me acerco peligrosamente a la talla 38. Además de la talla, el momento más impactante para mi fue cuando vi una foto donde la conocida “panza de señor” se empezaba a hacer visible.  Lee el resto de esta entrada