Archivos Mensuales: junio 2012

Tu Vida Necesita Más Idiotas

Hace  unos días escribí porqué el mundo necesita más idiotas. La realidad es que todos necesitamos más idiotas en nuestras vidas.

Como el idiota que se cambia de carril inesperadamente cuando vas en la carretera.

Como el idiota que se le ocurrió llegar tarde a la junta y retrasó tu día.

Como el idiota que se le olvidó que querías tu ensalada con el aderezo a un lado, no encima.

Como el idiota que te gritó hasta de lo que va a morir tu madre y arruinó tu mañana perfecta.

Como el idiota que se acaba el café de la cafetera y no hace una nueva.

Como el idiota que insiste en todos los días eso que te molesta tanto.

Quizá te estés preguntando “¿y para qué quiero a más gente como esa, si sólo son fuente de molestia?”

Los necesitas para que te des cuenta de que la única persona que debería tener poder sobre tu vida eres tú mismo(a). Los necesitas para que crezcas personalmente. En esencia, todos esos idiotas, son maestros para que corrijas los males que te impiden desarrollarte.

Por eso necesitas más idiotas. Lo curioso es, que cuando cambias esa óptica, dejan de ser idiotas y se convierten en los sabios que necesitas en tu vida.

Anuncios

El Mundo Necesita de Idiotas

El mundo necesita más idiotas. Idiotas que hagan lo que nadie ha hecho antes. Idiotas que reten el “así es”. Idiotas que crean más en sí mismos que en los críticos. Idiotas que arriesguen todo. Idiotas que se atrevan a lo que, a todas luces, es una idiotez.

Idiotas como Thomas Edison, que estaba seguro encontraría la forma correcta de configurar un foco.

Idiotas como Henry Ford, que transformó el mundo de maneras que nunca se habría imaginado.

Idiotas como Jack Dorsey, cuya plataforma de mensajes de 140 caracteres (Twitter) ha iniciado incluso revoluciones.

Idiotas como Steve Jobs, que transformó radicalmente cuatro industrias (la música, la de telefonía celular, las computadoras y las “tablets”).

Idiotas como Guillermo González Camarena, que le dio color al mundo de la televisión.

Necesitamos más idiotas. Que se atrevan. Que cuestionen. Que le den más al mundo de lo que le quitan. Que hagan.

Pero, por supuesto, para muchos es más fácil ser inteligentes o razonables o realistas que idiotas.

 

 

 

Comodidad

Me llama mucho la atención cómo se comporta “un mexicano” (por no decir extranjero) cuando viene a Estados Unidos:
Lee el resto de esta entrada

Cuando lo “Malo” es “Bueno”

image

Desde niños, aprendemos que aquello que nos hace sentir bien (alegría, dicha, etc.) es “bueno”, mientras que lo que nos hace sentir mal es “malo”.
Así, vivimos juzgando todo lo que pasa en nuestra vida bajo esa simple óptica.

(más…)

La Otra Palabra Mágica

image

Cuando era niño, mi mamá -y seguramente la tuya también- me inculcó a decir las “palabras mágicas” (por favor y gracias). Es un hábito que perdura en mi vida al día de hoy.
Hay otra palabra igualmente mágica. También la aprendemos en la infancia, pero desafortunadamente  muchos la olvidamos en algún momento de la vida adulta: No.
Reaprender a decir “no” es vital para el desarrollo personal y para la paz mental.
Decir “no” ayuda administrar mejor nuestros esfuerzos y, ultimadamente, a enfocarnos a lo que previamente hemos dicho “sí”.

Dependiendo de las circunstancias, el “no” puede: fortalecer la fuerza de voluntad, establecer expectativas,  promover la transparencia, definir prioridades; aunque también puede mantenerte en tu zona de confort o incluso frenar tu crecimiento.

Definitivamente, detrás de una simple palabra de dos letras existe un poder muy grande.  Un poder que reside en simplemente escoger. Podrías decir, mágico.

Date cuenta de esto la próxima vez que tengas que decidir entre “sí” y “no”.