#300Garabatos – No Confundamos

image

Es interesante el creciente número de críticas hacia el sistema económico capitalista. Se dice, cada vez con mayor fuerza, que el capitalismo -la famosa “mano invisible” de Adam Smith- no funciona, que es necesario implementar “otro” modelo económico.

¿Será verdad que el capitalismo “está muerto”? Los números así parecen indicarlo: el número de pobres ha crecido de manera importante (tanto en México como en Estados Unidos) , los ricos lo son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.
Con esto en mente, quizá piense que los críticos tienen razón.
Pero hay un problema. En México no tenemos un sistema capitalista, y mucho menos un sistema que favorezca la libertad.
No confundamos capitalismo con corporativismo. En México tenemos algunos de los sindicatos (y empresas) más poderosos del mundo. Un líder sindical truena los dedos y recibe lo que quiere. Un empresario poderoso truena los dedos y recibe leyes hechas a la medida. Eso no es libre mercado.
No confundamos. Los programas asistencialistas (aquellos que dan “apoyos mensuales” a madres solteras/ancianos/pobres/discapacitados) no ayudan a salir de la pobreza, al contrario, desmotivan a la gente a salir de ella. ¿O es coincidencia que mientras más gente califica para estos programas el número de pobres se ha incrementado? ¿Qué motivación para mejorar tiene una mujer que recibe más asistencia del gobierno mientras más hijos tenga? No confundamos. Los pobres no necesitan limosnas, necesitan menos reglas que les impidan ver por ellos mismos.
No confundamos. “Los empresarios” no son el problema. El problema son los altos impuestos y libros enteros de regulaciones que desmotivan la legalidad.
No confundamos. No se trata de que “los ricos” tengan menos (a través de altos impuestos y otros programas de re-distribución de riqueza). No, se trata de generar condiciones para que todos tengan más. ¿Cómo? Eliminando la idea de que el gobierno es más capaz que el mercado, reduciendo secretarías de gobierno que no tienen razón de ser, eliminando las reglas que bloquean la competitividad, reduciendo impuestos y terminando programas que benefician a unos cuantos (es decir, prácticamente todos) y, por último, permitiendo la competencia.
¿Suena utópico? Quizá, pero no podemos dar por terminado un sistema económico que ni siquiera hemos experimentado; además, las alternativas han resultado desastrosas, sólo habría que estudiar Cuba, Venezuela, Grecia y Corea del Sur.

Publicado el 05/14/2012 en Columna, Economía y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Muy interesante la forma de tratar el tema, es de lo mas comun escuchar a politicos demagogos hablar del capitalismo como si fuera el diablo, y como dices como podemos criticar un modelo economico si ni siquiera lo hemos implementado correctamente. Como ya lo dijo W. Churchill “el capitalismo es el peor sistema que existe… exceptuando a todos los demás”

    • Efectivamente Christian, es muy fácil (y desafortunadamente redituable políticamente) criticar al capitalismo.
      Me gustó la cita de Churchill.
      Muchas gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: