Consejos para Encontrar Trabajo (Para Recién Graduados)

Este post es continuación de “Cómo no Pedir Trabajo…”, que escribí hace un par de meses y de el que he recibido varias preguntas.

Graduation hugs

Graduation hugs (Photo credit: Wikipedia)

Te acabas de graduar. Recibiste ti título (o un papelito enrrollado) de manos de tu director. Te fuiste de fiesta con tus amigos, muchos de los cuales probablemente jamás vuelvas a ver. 

La gran mayoría de los graduados se “vuelven locos’ enviando currículums a tanta empresa se les ponga enfrente. Acuden a tanta “feria del empleo” como pueden y revisan religiosamente sitios como occmundial o monster en espera de que aparezca el “trabajo ideal” para aplicar de inmediato.

Veo dos grandes problemas con esta práctica:

  • El esfuerzo de buscar trabajo se pulveriza. Como el disparo de una escopeta, no existe precisión, el candidato se conforma con “lo que sea”. El asunto es que está compitiendo con otros cientos de “lo que sea”, por lo que no tiene oportunidad alguna de diferenciarse de los demás y termina, con suerte, aceptando un trabajo en el que puede ser fácilmente reemplazable.
  • Es sumamente estresante. Relacionado con el punto anterior, llega un punto en que el graduado aplicó a tantas vacantes, que cada vez que pasa un día más sin trabajo, se frustra cada vez más, dicha frustración se traduce en malas entrevistas – cuando las llega a haber-, lo que lleva aún a más frustración y desesperación.

Quizá te estés preguntando, “entonces…¿qué sugieres?” ese es justo el punto de este post, así que pasemos a las sugerencias.

En vez de aplicar a 100 empresas de 100 ramos distintos, enfócate en el ramo de lo que quieres hacer e identifica 10 o 15 empresas.

En vez de llamarles de inmediato, estudia la industria y cada una de ellas, analiza las tendencias, ¿Qué está pasando? ¿Es un mercado en crecimiento o decrecimiento? ¿Quiénes son sus competidores? ¿Han lanzado algún producto/proyecto últimamente? ¿Con quién colaboraron para el desarrollo?  En esta época del conocimiento libre y disponible para todos, es inadmisible acudir a una entrevista laboral y no saber la respuesta a estas preguntas básicas.

Ya aprendiste sobre tu potencial empleador. Muy bien, pero todavía no es momento de enviar tu currículum. Antes, revisa con tu lista de amigos (reales y “virtuales”) si conocen a alguien trabajando en alguna de esas empresas. Participa en LinkedIn, involúcrate en las discusiones (por favor, no llegues pidiendo trabajo en tu primer participación), identifica quién trabaja en las empresas que te interesa y hazles una simple pregunta (puede parecerse a esta):

“Hola, soy XYZ, me acabo de graduar de ABC. Me interesa mucho trabajar en tu empresa, ¿me puedes platicar sobre el proceso de selección?, más allá de las políticas de RH, ¿qué busca tu empresa en un recién graduado como yo? Muchísimas gracias por tu atención.”

Dale unos días para responderte. ¿Te fijas qué es lo que está pasando? Primero, conociste la industria por fuera, y luego, estás conociendo un poco sobre la manera en que la empresa opera por dentro. Al hacer estas dos cosas, ya estás muy por encima del buscador de trabajo promedio.

Asegúrate de preguntar a todos tus contactos (personalmente, no a través de un correo masivo) a quién conocen en la industria que te interesa.  Cuando encuentres a alguien, pídele que te ayude a contactarle para una reunión. Otra vez, no le vas a pedir trabajo, vas a platicar, a interesarte genuinamente por la persona y por su trabajo. Es en esta plática donde discutes lo que has encontrado, donde demuestras tu valor profesional y tu verdadero interés por trabajar ahí. Nos quejamos del “amiguismo”, pero la realidad es que una empresa va a contratar a alguien que tiene referencias dentro de la empresa, al “amigo”. Con esto, estas precisamente sembrando la semilla para convertirte en el “amigo”, en el “recomendado”.

¿Qué crees que es más efectivo? ¿Platicar con alguien dentro de la empresa para entender cómo funciona o cruzar los dedos esperando una llamada?

Asegúrate de conocer profundamente las herramientas de software que pudieras necesitar en tu trabajo diario. No existen pretextos. En YouTube y con ayuda de Google puedes encontrar miles de tutoriales para aprender prácticamente cualquier programa. ¿Qué crees que es más efectivo? Pasar tu tiempo de desempleado mandando cientos de currículums y viendo televisión matutina o aprendiendo sobre herramientas que serán de alto valor para tu carrera?

Por último, comparte tu trabajo. Crea un portafolio virtual o un blog donde tus posibles empleadores puedan ver tu experiencia. ¿La palabra clave aquí? Crea. Si eres programador, haz una página personal donde demuestres tu habilidad técnica. Si eres diseñador, diseña y comparte tus diseños con el mundo. Si te interesa la publicidad, haz “sketches” publicitarios. Muestra lo que sabes. Nunca sabes quién lo puede encontrar.

Recuerda, no tienes que enfocarte en una sola empresa para hacer todo esto. Es por ello que al principio de este ejercicio identificaste 10 empresas para las que te gustaría trabajar, para que puedes hacer este ejercicio de manera paralela.

¿Cuál es el fin de todo esto? Primero, hacer de tu búsqueda de empleo algo gratificante, no algo estresante. Segundo, que le des a tu búsqueda de empleo la seriedad y el profesionalismo que se merece. ¿Porqué? ¡Porque estás jugándote tu futuro! Y, tercero, que salgas del promedio, que destaques por tus conocimientos y habilidades. Si no los tienes, desarróllalos.

Espero estos consejos te puedan ayudar. Si tienes alguna pregunta, no dudes en dejármela como un comentario, mándarmela por Twitter o a través de mi correo miguel(arroba)miguel-gomez(punto)net

Publicado el 04/24/2012 en Personal y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Muy buen tema y post Miguel,

    Actualmente estoy escuchando el libro “Just Listen” de Mark Goulston,

    En él el autor propone esta pregunta para dejar una impresión duradera en el entrevistador, cuando te diga, ¿Tienes alguna duda? contestar: “Sí, gracias, si tuviera que elegir una ¿Qué cosa haría que usted piense, sí, elegí a la persona correcta?”

    Darle tiempo para responder y luego contesta con un “gracias.”

    Si la respuesta lo permite complementar. Por ejemplo:

    “Vaya, es interesante que mencione el liderazgo, tiene razón, agregaré a mi currículo que fui capitán en el equipo de football soccer de mi universidad, fue un gran reto, pero trabajamos juntos y quedamos campeones por 2 años consecutivos. Gracias por el tip.”

    Saludos Miguel

    Vicente Campos

    • Muchas gracias por tu comentario Vicente. He agregado el libro que recomiendas a mi lista de libros posta este año. Es curioso lo mucho qué podemos aprender si tan sólo hacemos una pregunta más.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: