#300Garabatos – Ladrones de Tiempo

image

Los ladrones de tiempo. Son aquellos delincuentes cuyo crimen podría ser peor al de un carterista, un asaltante, un ladrón de bancos, o de vehículos, pero no por eso más penado.

El robo de tiempo, desafortunadamente, no es considerado un crimen; es más, para muchos esta frase ni siquiera existe.

Es curioso. El dinero que le es robado a alguien puede ser ganado nuevamente con el trabajo que lo generó en primer lugar, pero el tiempo robado jamás se recupera. No podemos comprarlo, reponerlo o almacenarlo para después. El ahora llega y se va.

Llega y se va. Se va.

Se fue.

Llegó de nuevo.

Se volvió a ir.

El ahora es irrepetible, por lo que vale la pena entender quiénes son los ladrones del tiempo para evitar caer en sus garras. Son aquellas personas que, sin darse cuenta o con toda premeditación, distraen a sus víctimas de lo que es verdaderamente importante para ellas. Son aquellos para los que es más fácil hablar del capítulo de anoche del programa favorito o quejarse de los políticos que trabajar para que su propia situación mejore.

Los ladrones de tiempo también son situaciones o costumbres que no permiten crecer  a la víctima, pero las sigue haciendo argumentando que “así lo ha hecho siempre” o porque cree que con eso vas a agradar a alguien más.

Los ladrones de tiempo son criminales insaciables. Una vez que le roban a su víctima unos segundos, regresan por más. Como fumar un cigarro en un momento de estrés, como si el problema fuera a desaparecer en esos pocos minutos. O “checar Facebook” a la primer oportunidad. O ver si hay nuevos “Tweets” esperando, con todo y que lo acabas de revisar hace menos de 15 minutos.

En pocas palabras, los ladrones de tiempo pueden ser los demás, pero, la gran mayoría de las veces, eres tú mismo, a través de comportamientos que, te aseguro, si supieras cuándo terminaría tu estancia en este mundo, no los tendrías.

Y ese es el problema. Vivimos y soñamos como inmortales, como si el tiempo no existiera. Como si tuviéramos la certeza de que aquí seguiremos los próximos diez, veinte, cuarenta años.

Esa certeza no existe. Ni para mi, ni para ti, ni para nadie. Cuídate de los ladrones, sobre todo de los de tiempo.

¿Eres víctima de un ladrón de tiempo?

Publicado el 04/23/2012 en Garabatos, Lecciones de Vida y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: