#300Garabatos – Paciencia

image

Observar una vela consumirse puede ser una prueba a la paciencia. Igual lo es esperar en una fila burocrática por horas o el tráfico de la gran ciudad.
La paciencia es una virtud, no un recurso finito.
Es una mentira afirmar que algo (o alguien) acaba con nuestra paciencia. Sería más honesto afirmar que se prefiere no dedicarle más atención o recursos a esa actividad que el afirmar que la paciencia se agota.
Permíteme ilustrarlo con un ejemplo.
Vas a cobrar un cheque al banco. Estás en una fila que parece interminable. Pasan minutos, horas, y la fila no avanza. Te empiezas a molestar, tus manos empiezan a sudar.
En este punto, te convences de que tu paciencia se agotó. Comienzas a hacer gemidos de disgusto, que luego se convierten en enojo y frustración.
La fila, a pesar de tu enojo, sigue ahí. Incluso ahora parece moverse más lentamente.
¿Cambió en algo que se agotara tu paciencia? ¿Acaso el empleado bancario agilizó sus movimientos por tu enojo? Probablemente, no, seguramente, ni cuenta se dio.
La felicidad sucede cuando fortalecemos las virtudes. Esas largas filas, ese tráfico “infernal”, esa persona que te disgusta con sólo verla, son como las pesas o la caminadora que necesitamos para ser más fuertes y converturnos en mejores personas.
Piénsalo.

Publicado el 03/17/2012 en Garabatos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: