¿Quiénes son tus Maestros?

La vida se describe de muchas formas: como una carrera, como una escuela, como un sueño, un viaje… En fin…

Un maestro es alguien que tiene algo que en enseñar y, desafortunadamente, en la mayoría de los casos se ve a los maestros sólo en el ámbito académico, cuando en realidad cada persona, cada ser con el que tienes contacto en tu vida es, al mismo tiempo, tu maestro y tu alumno.

Permíteme explicarte con unos ejemplos.

English: A teacher and young pupils at The Bri...

Hay más maestros que los de la escuela. Image via Wikipedia

Imagínate que “tienes” que llegar a una cita importante en 10 minutos. Te encuentras con un tráfico tremendo. Para colmo, el coche que va enfrente de ti se mueve con una lentitud mayor que la de los demás carriles. El conductor lento está ahí para enseñarte algo: Quizá sea que la próxima vez necesitas ser más precavido, o quizá que necesitas ser más paciente o que necesitas reducir tu necesidad de controlarlo todo a tu alrededor. Sólo tú lo sabrás si en vez de enojarte con él, utilizas esta oportunidad para analizar qué es lo que hay dentro de ti que eso te genera enojo. Lo mismo puedes hacer con cualquier situación que te genere angustia, tristeza e incluso ira.

Un maestro más: Las quejas y críticas a los demás.

Hace unos cuantos años, platicando con mi entonces jefa (¡hola Cris!) ella me hizo un comentario que desde entonces me ha hecho reflexionar mucho “te choca y te checa”. Date cuenta, generalmente aquello que más te “choca” (o desagrada) de alguien más es simplemente una proyección de lo más te desagrada de tu persona. Si generalmente criticas la manera en que alguien se comporta, muy probablemente tú también te comportas de esa manera. Si, por ejemplo, consideras “inferiores” los gustos musicales de alguien más, probablemente estás demostrando tu propia inseguridad. La próxima vez que vayas a criticar a alguien o quejarte de algo deténte un momento y trata de darte cuenta porqué es que eso te molesta tanto.

Otro maestro: El estrés.

Hace unos días platicaba con un amigo (y asiduo lector de este blog). Le comentaba que me sentía muy estresado. En nuestra cultura se nos ha inculcado que el estrés es algo “bueno”, algo que “obliga” a actuar. Sin embargo, la respuesta de mi amigo (gracias Alberto) cambió totalmente mi perspectiva sobre el estrés. Alberto me hizo darme cuenta de que el estrés es en realidad miedo. ¿A qué? Depende de la situación. Puede ser miedo al fracaso, miedo a la falta de aprobación, a que “las cosas no salgan bien”. Ya escribiré a mayor profundidad sobre el miedo (sus orígenes primitivos y qué hacer al respecto), pero por lo pronto sólo quiero invitarte a reflexionar la próxima vez que te estreses: ¿A qué le temes? ¿Cambia en algo el que te sientas estresado? Te aseguro responder que este sencillo par de preguntas te hará sentir mucho mejor.

El maestro más grande:  Todo lo que pasa a tu alrededor.

Todo lo que pasa en tu vida, todo aquello con lo que entras en contacto se cruza en tu vida para enseñarte algo. Todo lo que te pasa te pasa para que seas mejor persona. Esa persona que te vio “feo” al caminar en la calle, el tipo que se te “metió” en la carretera, la luna que brilla con todo su esplendor, el perro del vecino que te despierta a media noche… Si tú te lo permites, puedes tomar un aprendizaje de cada detalle que ocurre en tu vida, por pequeño que sea. Sin embargo, el aprender de los detalles no es nada fácil. Implica el poner atención, implica el dejar de vivir la vida en automático, implica el vivir en un estado de apertura y aceptación total ante todo lo que ocurre. Este es un nivel de conciencia que generalmente se alcanza tras años de práctica, pero no olvides que para que haya años de práctica, es necesario que haya días, y con ellos, horas.

No esperes a que sucedan cosas dramáticas en tu vida para cambiar o para aprender, aprovecha el día a día para ser mejor, para crecer, porque vida, sólo hay una.

¿Cuál es el maestro que más recuerdas?

Publicado el 01/11/2012 en Lecciones de Vida y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Tienes mucha razón, todo y todos pueden ser maestros de un alumno, esto es de alguien con el deseo de aprender de todo y de todos. Yo siempre me digo a mí mismo pensando en mi padre “tantas cosas que tu quisiste enseñarme y tantas cosas que yo no quise aprender” Terrible ese pensamiento, crea un gran complejo de culpa, sin embargo algo que sí aprendí fue el perdón de mis propios pecados, que es la base de la felicidad. Con esto lo que quiero decir es que siempre hay esperanza y nunca es tarde para reconocer que la gente a tu al rededor y tu medio ambiente siempre te podrán dar la mejor escuela que es la escuela de la vida. Aprovecha a tus mayores. Sólo por el hecho de que son mayores tienen más experiencia y de esa experiencia debes aprobechar lo que te conviene. Lo mejor de todo es que es gratis.
    Muy bueno este Post Miguel.

  1. Pingback: Tu Vida Necesita Más Idiotas « Comentarios Económicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: