Cómo no pedir trabajo. O de cómo te contraten en el trabajo de tus sueños.

Cada semestre, miles de universitarios terminan su preparación escolar con el sueño de ingresar al campo profesional, a “la vida real”, como le llaman muchos. La gran mayoría va a acudir a ferias de reclutamiento, mandar decenas (quizá incluso cientos) de currículums, todos con el objetivo de encontrar trabajo. Muchos más participarán en bolsas de trabajo en línea con la esperanza de que “alguien” les dé una entrevista.

Esta realidad se repite en graduados de todo tipo de escuelas, públicas y privadas.

En muchos casos, los jóvenes se frustran, se desesperan, culpan a la crisis, al gobierno, a la avaricia corporativa y terminan aceptando trabajos con sueldos que los obligan a “sacrificarse”.

Pero existe otra forma.

No es fácil, pero vale la pena. Es simple, pero a la vez es complicada. Imagina que en vez de repartir currículums con la esperanza de que alguien (quien sea) te contrate, encuentres el trabajo de tus sueños la empresa en que quieres trabajar y para la que ni siquiera había vacantes publicadas. Esta manera la conozco por que me ha funcionado, y más de una vez.

Haciendo lo que estoy por contarte, he encontrado trabajo y me han llegado ofertas para colaborar con proyectos que no habría imaginado.

Esta manera se llama: crear reputación.

¿Pero cómo puede un recién graduado crear reputación? Simple: empieza hacerlo desde que está estudiando. En lo personal, participé en varios grupos estudiantiles mientras estaba en la universidad. Organicé conferencias, un congreso, viajes y estuve en contacto con empresas. Aprendí todo lo que pude sobre Excel, PowerPoint, Word, Photoshop e incluso esa cosa llamada el Internet.

¿Qué sucedió? En séptimo semestre mi director de carrera nos envió un email a todos en el que indicaba que RedBull estaba buscando un “student brand manager”. Me presenté a la entrevista y obtuve el trabajo, entre fácilmente 60 candidatos. Un par de semestres después, me enteré que una empresa de desarrollo tecnológico italiana iba abrir sus oficinas. Me presenté con el director y al poco tiempo me ofreció trabajo. A pesar de que no hablaba italiano, participaba en conferencias telefónicas con el personal en Milán, hacía presentaciones y propuestas y participaba en reuniones con clientes.

¿Porqué sucedió esto? Porque mis maestros me conocían, porque había demostrado que podía hacer más que pasar un examen o entregar un proyecto a tiempo. Porque había creado reputación.

Lo mismo me ha sucedido con cada empleo que he tenido y con cada proyecto en que he participado. La maravilla del asunto es que el Internet permite crear reputación de manera mucho más amplia que nunca.

En mis años de escuela, me conocían mis maestros, mis amigos y nada más. Hoy, recibo comentarios en mi blog de lugares tan lejanos como Chile o España. Actualmente estoy colaborando en un proyecto para una empresa del norte de Estados Unidos y espero aprobación para otro en Querétaro. Incluso, fui electo presidente en una organización empresarial (La Red). Curiosamente, soy su miembro más joven. ¿Porqué? Porque lo que hago y lo que digo es consistente. Porque mi trabajo es de calidad. Porque “tuiteo” con mi nombre, porque no dejo de aprender y compartir lo que sé. En pocas palabras: porque mi reputación me precede.

Imagina qué pasaría si tú lo empezaras a hacer. Aprende. Comparte lo que sabes. No “tuitees” o “subas a Facebook” algo de lo que te puedas arrepentir o simplemente demuestre algo que no eres si se saca de contexto. No caigas en la tentación de hacer un currículum en Times New Roman tamaño 12 a doble espacio. Si lo haces, competirás con los otros 754 currículums que se ven exactamente igual y te verás como fácilmente reemplazable.

Determina qué es lo que quieres, qué tipo de trabajo te gustaría tener y trabaja para alcanzarlo. Platica con empleados en las empresas que te interesan, aprende qué es lo que buscan. Si resulta que “no hay vacantes” encuentra un proyecto con el que puedas colaborar con la empresa y ofrece hacerlo gratuitamente. ¿Porqué? Porque si no te conocen, tu trabajo hablará por ti. Si resulta que es extraordinario y “no pueden vivir sin ti” crearán una posición para ti. Te lo garantizo, a mi me pasó.

Si trabajas en el ramo creativo, crea. Si eres programador, programa. Comparte tu trabajo con el mundo y date a conocer. De lo contrario, sólo serás un currículum en una pila o una serie de “keywords” que lee un robot de las bolsas de trabajo.

Mucha suerte en tu búsqueda y mucho éxito en crear tu reputación.

Si tienes alguna duda, déjame un comentario.

Publicado el 01/04/2012 en Mercadotecnia y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Miguel, Me parecio excelente tu propuesta en este articulo. Siguiendo la maxima de “Si quieres ser un escritor -ve y escribe-” Muy valiosas, practicas y efectivas sugerencias. Leticia

  2. Carlos Barceló

    Que tal Miguel,

    Ciertamente lo que comentas ayuda, aunque eso es un mensaje para los actuales estudiantes, a mi en lo personal me ha servido, estuve en el grupo estudiantil de mi estado y fui capitan de los equipos intramuros y eso dice mucho del carácter( permanencia, lealtad, liderazgo,etc) de la persona.

    Muchos no se dan cuenta, pero en la universidad uno se va generando la idea de quien aportará algo en cualquier situación y quien no. Uno comienza a filtrar desde el 1er año de carrera (en mi caso así sucedió).

    Una actitud proactiva y de disponibilidad tanto para contribuir como para aprender es muy valiosa, aunque uno crea que es normal (que no lo es).

    Siempre hay un yo lo vi.

    Saludos
    Carlos Barceló

    • Hola Carlos,
      Me da gusto que también hayas contribuido a tu desarrollo como estudiante.
      En efecto, desde la carrera se nota quién quiere hacer más de lo mínimo esperado y quién no. Este post aplica independientemente del momento en que te encuentres en tu carrera profesional. De hecho, considero que es mucho más valioso cuando ya se tienen ciertos años de experiencia porque te permite desarrollar tu “marca” personal y para posicionarte como experto en tu ramo.

      Un saludo.

  3. Gracias por el articulo, francamente me queda como anillo al dedo. Acabo de graduarme en Diciembre pasado y he batallado muchisimo para conseguir trabajo. Coincido con algunas cosas que hiciste Miguel, solo que no fui tan social ni estuve en grupos estudiantiles (tengo buena fama con compañeros y profesores). Que recomendaciones me podrias dar para el ramo de la Arquitectura? Soy arquitecto y me gustaria trabajar en el ramo Inmobiliario aqui en Monterrey. Muchas gracias por el articulo. Me pongo a la orden.

    • Muchas gracias por tu comentario Juan. No es la primera vez que me hacen esta pregunta, por lo que esta semana voy a escribir un post completo al respecto.
      Te adelanto algo: Haz lo que sueñas hacer.

  4. Esto lo he oído ya muchas veces, y no se llama crear reputación, se llama ser un “ pelota “ . Hacerse amigo del decano, del director del departamento, ser becario de investigación…cualquiera de estas fórmulas funcionan, sabiendo los tejemanejes del personal de las universidades españolas. Deprimente tu artículo, y tu forma de progresar.

    • Hola José, agradezco mucho tu comentario.
      Quizá no fui muy claro en mi manera de explicar la manera de hacerlo. No se trata de conseguir trabajo simplemente por ser “el amigo del compadre”, al contrario.
      ¿Quién crees que va a conseguir trabajo más fácilmente? El amigo del compadre que en su vida ha trabajado, se le dificulta expresarse, escribe con terrible ortografía y no tiene la más remota idea de lo que significa trabajar o la persona que el “compadre” conoció a través de la calidad de su trabajo, de sus valores y de su manera de tratar a la gente?
      Yo no he conseguido ningún trabajo o proyecto simplemente por ser el “amigo”, y no recomiendo a nadie hacerlo, ¿porqué? Porque es el camino fácil, porque es vivir de los demás, como un carroñero que espera utilizar sus contactos para resolverle la vida.
      No José, el camino difícil es el trabajar todos los días, el demostrar(te) que tu actuar, pensar y decir están alineados, que siempre estás dispuesto a crecer y aprender más. Cuando haces eso, las oportunidades “aparecen”, son una mera consecuencia.

      ¡Que tengas muy buen día!

  1. Pingback: Consejos para Encontrar Trabajo (Para Recién Graduados) « Comentarios Económicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: