Enfocarse en lo Exterior

La cultura occidental tiene una tendencia a orientar todos los esfuerzos físicos y mentales en lograr un “mejor” exterior: se busca tener todo más grande: casa, sueldo, vehículo, negocio, etc. Sin embargo, entre tanto esfuerzo, nos olvidamos de la importancia de tener un mejor interior.

Defino un “mejor interior” al tener una buena relación con uno mismo, al buscar ser consistentes en lo que se dice, piensa y hace, al tener cuidado con lo que se come y al hacer ejercicio como una forma de mantenerse bien física, espiritual y mentalmente. Habrá quien agregue el vivir en paz con la religión que se profese u otras actividades de ayuda social o humanitaria; al final, lo que sea importante para cada quién.

¿Qué pasa cuando el exterior es el enfoque? Por lo que he vivido y visto con gente cercana a mi, el enfocarse en el exterior ocasiona un estado de insatisfacción permanente y se busca a como dé lugar lograr los objetivos planteados, como si el lograr los objetivos fuera la solución para mejorar el estado emocional. Desafortunadamente, al cumplir el objetivo llega esa sensación de “¿y ahora qué?”, lo que simplemente ocasiona el planteamiento de un objetivo mayor.

Esta vida de permanente insatisfacción genera estrés, ansiedad y una búsqueda permanente del “¿y ahora qué?” que traslada la felicidad a un hecho futuro (“cuando logre X voy a ser feliz”, “cuando gane Y, voy a disfrutar más la vida”) en vez de disfrutar el presente y ocuparnos de nuestra salud. ¿Cuántos ejecutivos trabajan 10-12 horas diarias para darle “lo mejor” a sus familias? Eso “darle lo mejor” muchas veces se traduce en el último celular, computadora o juguete de moda, cosas que terminan en un closet y que cualquier niño cambiaría por pasar más tiempo con sus padres.

Quizá pienses algo así como “Pero no tengo tiempo para enfocarme en lo interior, tengo una familia que mantener, cuentas que pagar…”. ¿En realidad no tienes tiempo? Todos los seres en este planeta tienen las mismas 24 horas cada día, lo que pasa es que necesitas reajustar tus prioridades. Por ejemplo, cuando dices que lo más importante para ti es tu familia y pasas 10 horas en la oficina  lo que sucede es que tus acciones van en contra de tus prioridades, lo que seguramente te genera mucho estrés y ansiedad.

¿Acaso la solución es conformase con lo que uno tiene y eliminar cualquier rastro de ambición? ¿Vivir en el conformismo?

Absolutamente no.

En mi opinión, la solución se centra en una combinación de: buscar la coherencia entre lo que decimos, pensamos y hacemos; vivir en el presente (el aquí y ahora) y alinear las prioridades. En pocas palabras: conocerse a uno mismo; es decir, determinar qué es lo más importante para ti y vivir en consecuencia.

Publicado el 06/11/2011 en Lecciones de Vida y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Yunuén Andraca

    Me gustó mucho, ojalá haya más de uno que al leerlo lo apliquen en su vida. Estar bien interiormente es primordial e inevitablemente se refleja en el exterior.
    Gracias!

  2. Gracias a ti Yunuén por tomarte el tiempo de leerme. Tienes toda la razón, estar bien con uno mismo se refleja mucho en el exterior.
    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: