Archivos Mensuales: junio 2011

Un Día en la Vida de un Anticapitalista

POLITICAL STENCIL

Image by Akbar Simonse via Flickr

Los últimos meses se ha visto un aumento en el número de manifestaciones anticapitalismo y antiglobalización. La crisis económica, el desempleo y la visión (cierta o no, pero tema para otra columna) de que los gobiernos se han puesto al servicio de los intereses corporativos son temas recurrentes en este tipo de manifestaciones. Pero analicemos un día en la vida de un radical de izquierda anticapitalista; al final, querido lector, podrá decidir sobre el mérito (y la coherencia) de dichas manifestaciones.

10:00 A.M. Despierto ante el sonido de mi celular Finlandés, me doy cuenta de que mi amigo me ha mandado un mensaje de texto a través de la red telefónica de una compañía alemana. En él me indica que la próxima protesta iniciará a las 12 del medio día.

Continuar en Reeditor.com…

Miedo

El miedo es algo natural. Biológicamente, tiene sus orígenes desde los primeros seres que tuvieron algo parecido a un cerebro y cuya función era únicamente hacerlos huir de aquello que parecía les iba a hacer daño.

A pesar de los miles de años de evolución (y de que ya no tenemos que preocuparnos de que un animal nos coma en la noche), esa parte en nuestro cerebro sigue tan activa como en nuestros milenarios antepasados. Es la parte que paraliza a tantos con la sola idea de hablar en público, viajar en avión o intentar algo nuevo. Lee el resto de esta entrada

Enfocarse en lo Exterior

La cultura occidental tiene una tendencia a orientar todos los esfuerzos físicos y mentales en lograr un “mejor” exterior: se busca tener todo más grande: casa, sueldo, vehículo, negocio, etc. Sin embargo, entre tanto esfuerzo, nos olvidamos de la importancia de tener un mejor interior. Lee el resto de esta entrada

Hoy II

Cada día es como una flor en la calle: hay quienes aprecian cada parte de ella, y hay quienes simplemente la pasan de frente.

Hoy

Hoy es un regalo, una oportunidad y una bendición; pero sólo si tú quieres, si no, es tan sólo 24 horas.