Teresa, los Premios Oscar y la Economía

El domingo pasado se transmitieron en México dos programas de televisión paralelamente opuestos en muchos sentidos y, sin embargo, con muchas similitudes: a la entrega de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, también conocidos como los Premios Óscar (u Óscares) y el final de Teresa, una telenovela transmitida por Televisa.

No vi ninguna de las dos transmisiones y, aún así, gracias a las mal llamadas “redes sociales” me enteré detalladamente de ambos programas.

Pero yo no escribo sobre espectáculos, así que pasemos a otros temas.

De acuerdo a números publicados en diversos medios de comunicación, entre ambos programas se alcanzaron cerca de 40 puntos de rating (para no entrar en tecnicismos, significa que 40 de cada 100 televisores estuvieron sintonizados en estas dos transmisiones, para más detalles sobre cómo se calculan los ratings en México, favor de leer está página de IBOPE).

¿Qué significa esto? ¿Nos hace esto un país “inculto”? ¿Explica esto el porqué los niveles de pobreza y subdesarrollo en algunas regiones de México?

Definitivamente no. Explicar la situación económica de un país basándose  en lo que sus habitantes deciden hacer un domingo por la tarde/noche me parece extremadamente simplista. Si ese fuera el caso, se podría decir que la situación económica en los Estados Unidos se puede explicar por los altos niveles de audiencia del Super Bowl (conocido en español como el Super Tazón).

Sin embargo, la situación de un país se puede explicar con lo que sus habitantes hacen con su tiempo todos los días.

Un artículo publicado en 2008 por el diario La Crónica de Hoy estimó que el mexicano promedio pasa 3.2 horas al día frente a la televisión; evidentemente, al tratarse de un promedio, hay personas que radicalmente dedican más y otras que radicalmente dedican menos tiempo a la televisión al día. 3.2 horas diarias. Equivale a pasar casi 50 días consecutivos sin dormir viendo lo que una pantalla tiene que decir.

Mientras tanto, millones se quejan de que “no les alcanza” del “gobierno espurio”, de que “cada vez hay más pobres”, “de la crisis”, de “los precios”, de la “falta de oportunidades”. Quizá esperan que las oportunidades les lleguen en un infomercial de media noche o que el conductor de su noticiero favorito les diga que la crisis ya se acabó.

¿Qué podrías hacer con 21 horas extras a la semana?  Estoy seguro que con ese tiempo, cualquier persona podría iniciar un negocio, expandir el que ya tiene o de menos, trabajar medio tiempo sirviendo mesas para incrementar sus ingresos. La realidad es que pocos desean hacerlo. Es más fácil quejarse, culpar a algún factor externo por las carencias.

No faltará el que quiera culpar a las televisoras. Que me disculpen, pero ninguna televisora obliga a nadie a ver sus programas. Cada persona decide hacerlo. Algo similar pasa con las computadoras y “smart” phones, pero ese es tema para otro post.

¿Qué opinas? ¿Cuánto tiempo pasas enfrente de una pantalla? En lo personal, reconozco que paso más tiempo del necesario frente a la computadora/celular estoy trabajando al respecto.

Publicado el 03/01/2011 en Economía y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: