Un Verdadero Amigo

A lo largo de mi vida (como seguramente tú también) me he cruzado con muchas personas. Algunos solamente estuvieron en ella por unos instantes (como el conductor del coche que se me “cerró” hace un rato y me recordó la importancia de ser paciente), otros más por un año en la escuela, algunos ya dejaron de serlo y algunos otros han estado ahí por años, incluso décadas. Tengo “amigos” en Facebook que ni siquiera conozco en persona, pero que admiro mucho por que he leído sus libros o conozco su trabajo (un ejemplo: Robbin Phillips, de Brains On Fire).

Sin embargo, un verdadero amigo (o amiga) está ahí. No es necesario verle todos los días o escucharle para saber de su presencia;  puede que no le vea en años y, sin embargo, cuando sucede, es como si nos hubiéramos dejado de ver ayer.

Un verdadero amigo me ha enseñado a ver más allá de mi mismo para aprender a valorar las cosas pequeñas de la vida (como cuando me detengo en la banqueta a ver un insecto que no conocía) y para pensar más en los demás y menos en mí.

Un verdadero amigo me ha enseñado que mis padres dejarán de estar conmigo en algún momento y que, mientras los tengo ellos necesitan tanto de mí como yo de ellos.

Un verdadero amigo sabe qué decir cuando las cosas no están bien para hacerme sentir mejor.

Un verdadero amigo me enseñó a perdonar los errores de los demás y a ver la vida hacia delante, en vez de hacia atrás.

Un verdadero amigo me demostró que para ser capaz de amar a alguien más es importante ser capaz de amarse a uno mismo.

Un verdadero amigo me acepta tal como soy, con todas mis virtudes y fallas y me ayuda a hacer más grandes las primeras y a minimizar las segundas.

Un verdadero amigo me ha demostrado, una y otra vez, que todos somos capaces de lograr lo que nos proponemos si realmente queremos hacerlo.

Un verdadero amigo escucha mis locuras y años después las recuerda.

Un verdadero amigo no juzga mis decisiones. Las cuestiona, sí, aunque con el objetivo de ayudarme a asegurarme si son las correctas o no.

Este post se lo dedico a mis verdaderos amigos. Ustedes saben quiénes son.

Publicado el 01/13/2011 en Lecciones de Vida y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Cuánta verdad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: