Sobre el Impuesto al Tabaco…

Quienes me conocen saben que tengo opiniones muy fuertes a favor del libre mercado (mi blog en inglés se llama Free Markets Work) y en contra de la manipulación de la industria de parte del gobierno.

Sin embargo, estoy totalmente a favor del impuesto al tabaco.

Me explico. A diferencia de otros países (como Estados Unidos), en México la salud es un derecho que el gobierno tiene la obligación de proveer para sus ciudadanos. El país tiene un ambicioso programa de tratamiento para enfermos de SIDA y cáncer, y con el desarrollo del seguro popular (en el que publicidad gubernamental indica que tiene más de 30 millones de asegurados), los recursos destinados al sector salud se han incrementado substancialmente en los últimos años.

Se estima que las enfermedades consecuencia del consumo de tabaco (cáncer en diferentes modalidades, así como otras enfermedades pulmonares) causan 165 muertes al día en México. No sólo eso, son enfermedades cuyo tratamiento es altamente costoso y totalmente prevenibles.

Entonces, en un sistema en el que el gobierno está obligado a prestar servicios de salud a sus ciudadanos y en el que 42 mil personas mueren al año por causas totalmente prevenibles, sólo hace sentido motivar dicha prevención. ¿Cómo? Subiendo el precio del tabaco. Si menos personas fuman, el costo para el sistema de salud (que pagan todos los mexicanos a través de sus impuestos) para tratar sus enfermedades es menor, liberando así recursos para tratar otro tipo de enfermedades o incluso motivando la investigación y desarrollo para el tratamiento de otras enfermedades.

¿Quién pierde con el aumento en el precio del tabaco? Dos entidades: los consumidores y la industria del tabaco. Analicemos qué pasa con los dos.

Los consumidores pierden porque tienen que pagar más por lo que es, en efecto, un suicidio a largo plazo. Ellos se enfrentan a una decisión de mercado: dejar de comprar otras cosas para seguir comprando sus cigarros o dejar de comprar cigarros. Esta es una decisión totalmente individual que, en su conjunto, significaría millones de pesos que otros sectores ganen o pierdan ventas.

La industria del tabaco. He oído entrevistas, noticias y demás en el que la industria clama que van a “suspender inversiones” que se tenían programadas para los próximos años en México. mi pregunta es: ¿queremos una industria que, en efecto, mata al 50% de sus clientes? Y peor aún, ¿una industria que sabe que mata a sus clientes? También han habido voces que claman por los “pobres agricultores” que se benefician de la industria del tabaco y de lo que perderían como consecuencia de la pérdida de esta industria. Si bien es cierto que los agricultores de tabaco podrían incurrir en pérdidas (asumiendo que el consumo de tabaco se reduzca drásticamente), también es cierto que ellos ven por sus propios intereses. Dudo que quieran dejar sus tierras sin sembrar o que no podrían encontrar otros cultivos que sembrar.

En conclusión, el impuesto al tabaco desmotiva el consumo de un producto adictivo y mortal. El tratamiento de las enfermedades relacionadas al consumo del tabaco es pagado con los impuestos de todos los mexicanos, ¿porqué tienen que pagar todos por la enfermedad que unos cuantos decidieron contraer?

Espero sus comentarios.

Publicado el 10/23/2010 en Economía y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: