Sobre zapatos y socialismo…

La industria del calzado en México está en un periodo de transformación. Se dice que la industria podría “quebrar”, dejando a miles de personas “desempleadas” y cientos de fábricas “cerradas”.

¿Cuál es la amenaza? En 2001, México acordó ante la Organización Mundial de Comercio un periodo de cinco años (de 2002 a 2007) en los que impondría cuotas compensatorias al calzado de origen chino. El plazo venció en 2007, y, según refiere esta nota de El Universal, el Presidente de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato fue citado diciendo:

“Es una amenaza de muerte para toda la industria zapatera nacional…La industria no está dispuesta a desaparecer del mapa”

Como dije, el plazo venció en 2007 y en ese año fue extendido nuevamente, hasta el 11 de diciembre de 2011; la página electrónica de la Cámara de la Industria del Calzado de Guanajuato tiene un prominente reloj que indica “El tiempo se acaba para enfrentar a China”. Desafortunadamente no indica cómo la va a enfrentar.

¿Cuál es el problema con las acciones de protesta de estos grupos? El deseo de imponer su voluntad a la de los consumidores. El argumento de la industria parece ser: “sin cuotas compensatorias o aranceles a las importaciones, la industria del calzado en Guanajuato va a morir”. Sería más honesto que se dijera “si los consumidores no pagan lo que nosotros creemos que deberían pagar por sus zapatos, la industria se va a morir”.

¿Es justo para los consumidores el subsidiar a una industria poco competitiva inflando artificialmente los precios de sus competidores? Sí, seguro se “salvarán” los empleos de la industria del zapato, pero ¿porqué todos los consumidores tenemos que pagar por la ineficiencia de una industria que no puede competir en el mercado global?  Es la realidad del libre mercado: los consumidores premian la eficiencia y castigan la ineficiencia con su cartera.

Pero esta “lucha” de la industria mexicana del calzado ha ocasionado consecuencias inesperadas. Millones de zapatos chinos ingresan de manera irregular a México sin pagar impuestos o aranceles. ¿Porqué promover el mercado ilegal de zapatos?

Los consumidores todos los días votan con su cartera. Si saben que pueden conseguir un par de zapatos chinos a $100 pesos en un mercado informal (en su conjunto) los van a preferir sobre otros zapatos (de León, por ejemplo) con similar calidad percibida que les costarían $200 pesos o sobre los mismos zapatos chinos (que sí pagaron impuestos y aranceles) que cuestan $190 en el centro comercial.

¿Quién pierde? Al final, de todas formas pierde la industria de Guanajuato porque los consumidores pueden acceder a los zapatos chinos. También pierden las zapaterías “formales”, porque al comprar zapatos chinos con aranceles e impuestos no pueden competir con el mercado informal. También pierde México, porque el comercio informal -e ilegal- no paga impuestos y por lo tanto deja de recibir ingresos que bien se podrían usar para los programas que el gobierno convenga.

¿Mi propuesta? Permitir que el consumidor decida y eliminar los aranceles y cuotas compensatorias al calzado chino. Si los consumidores prefieren el calzado chino al mexicano, entonces la industria mexicana tiene varias opciones: competir en otros mercados, reducir sus precios o simplemente permitir que los productores ineficientes desaparezcan del mercado.

¿Tú qué opinas? Agrega tus comentarios!

Publicado el 06/16/2010 en Economía y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Fabian Saavedra

    Amigo, en parte considero que tienes razón desde el punto de vista del consumidor, quien en una economía de libre mercado, siempre debe de tener el poder de elegir que es lo que más le conviene. Sin embargo te comento algo, yo soy leonés y se que mi tierra vive del calzado en buena medida, y he visto como algunas empresas se han preocupado por desarrollarse y poco o nada les va a hacer la entrada de los chinos (que de hecho ya hay miles de zapatos chinos en Leon, no se por que se dice que hasta el 2011, si en mi ultima visita vi zapatos chinos por todo el mercado), pero una cosa que no me agrada de los chinos y creo que deberia regularse es la sobreexplotación a sus obreros, me parece que la ONU deberia de intervenir, pues efectivamente China, Vietnam, Taiwan, todos estos países han ganado mucho dinero con su mano de obra barata (mucha mano de obra que anteriormente estaba en México, se ha ido para esos países), y sin embargo el punto no es competir por precio, pues estamos hablando de seres humanos… me enteré hace poco de una compañía que respeto mucho como es Apple, que está maquilando sus iphones en China, en la llamada fábrica de suicidios, pues la gente que allí labora se está matando por las condiciones de trabajo que tienen, y que la empresa y el gobierno quieren callar, pero ya van 10 suicidios en lo que va del año. Anexo ligas:

    http://www.infochannel.com.mx/9-28122/fabricas-del-iphone-provocan-suicidio

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/27/navegante/1274969442.html

    Asi que si al libre mercado, pero no a la sobre explotación para poder lograr los bajos precios que siempre presumen los productores chinos. Esto se tiene que regular, pues lo mismo podriamos hacer entonces en Mexico, contratemos gente, matemosla de hambre, sin pagarles, etc, y vendamos barato en otros países…. la formula no es muy dificil, pero no es ética. Y ese es un tema muy interesante el desarrollo sostenible y la ética en los negocios. Por eso estamos como estamos. Saludos!

    • Muy interesantes tus comentarios.
      Sobre la situación laboral en China. El salario es simplemente el precio que se paga por un trabajo, como todos los demás precios, se rige por la oferta y la demanda. Las empresas que ofrecen empleos representan la demanda y las personas que quieren trabajar representan la oferta. Cuando hablamos de obreros en las fábricas, las empresas los van a contratar al menor precio que los empleados estén dispuestos a aceptar, es decir, el precio de equilibrio. Si hubiera menos empresas, los sueldos bajarían aún más puesto que hay menos demanda de empleo y la misma oferta. ¿Qué tendría que pasar para que subieran los sueldos? Simplemente que hubiera menos demanda de obreros en fábricas, porque las empresas estarían dispuestas a pagar más por la escasa mano de obra disponible.
      Es un libre mercado, nadie obliga a los empleados a trabajar ahí, ellos deciden tomar esos trabajos quizá porque tienen mejores condiciones que las que tendrían afuera.
      Como en cualquier mercado, los empleados tienen total libertad de renunciar a su trabajo si no están satisfechos con las condiciones laborales que reciben. El problema, como la demanda de empleo es tan grande, si todos los empleados de Foxconn decidieran renunciar, probablemente en muy poco tiempo la fábrica tendría nuevamente el número de empleados que requiere.

  2. Muy bien expresado, Miguel. Las leyes de la economía son leyes fatales como las de la naturaleza. No las puedes violar y si las violas pagas el precio. México tiene que pagar ese precio por su falta de definición en sus políticas y en su economía. No hay tal cosa como “neo-liberalismo”. El liberalismo no admite matices o se es o no se es pero no hay nada en medio.
    ¿Te interesaría un artículo llamado “El trabajo es una mercancía”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: